Saltar al contenido

9 datos interesantes sobre las patas del gato

Las patas de gato son increíbles

Dedique unos momentos a examinar las almohadillas de las patas de su gato, especialmente las frontales. Además de ser coloridos y lindos, son versátiles y tienen trabajos serios que hacer que aumentan las probabilidades de supervivencia. Las patas de gato funcionan como sistemas de comunicación, sensores ambientales y herramientas de caza y aseo. También son amortiguadores y ayudan a regular la temperatura corporal. Aquí hay algunos datos interesantes sobre las patas de los gatos:

1.- Los gatos tienen patas dominantes

¿Sabías que tu gato puede tener una pata delantera dominante? Aunque los estudios difieren en cuanto a los porcentajes de gatos que son derechos, izquierdos o ambidiestros, todos coinciden en que los felinos tienen preferencias de patas, especialmente cuando realizan tareas desafiantes. Un estudio, realizado por la Universidad de Queens en Irlanda, correlaciona el género con el dominio de las patas. Sus datos muestran que los gatos machos prefieren usar su pata derecha, mientras que las hembras lo hacen con la izquierda. Puede averiguar qué pata prefiere su gato dándole tareas difíciles, como pescar deliciosas golosinas en lugares difíciles de alcanzar. Para obtener la lectura más precisa de las patas de gato en cuestión, la tarea debe repetirse al menos 75 veces. Su gato probablemente estará ansioso por ayudar.

2.- Los gatos caminan de puntillas

Gato caminando de puntillas

Los gatos son digitígrados. Eso significa que navegan por su mundo de puntillas. Se trata de sobrevivir y de una buena comida. Caminar y correr de puntillas aumenta las probabilidades de tener una cacería exitosa al aumentar la velocidad y alargar los pasos. Los gatos también son más silenciosos, lo que dificulta que las presas los detecten.

3.- Las patas de los gatos son muy sensibles


Hay una razón por la que la mayoría de los gatos se oponen a que esas adorables patas de gato sean frotadas y manipuladas. Esas pequeñas almohadillas de patas de gato son extremadamente sensibles. Contienen grandes concentraciones de receptores nerviosos, lo que los convierte en órganos sensoriales finamente sintonizados que ayudan a buscar y mantener el equilibrio. Debido a estos receptores, los gatos sienten textura, presión y posiblemente vibraciones a través de las almohadillas de sus patas, lo que les ayuda a evaluar la vivacidad y la proximidad de sus presas.

La sensibilidad tiene un coste. Aunque las almohadillas para las patas de los gatos son lo suficientemente fuertes como para proteger a los gatos contra algunos daños ambientales, son muy sensibles a la temperatura, la presión y el dolor. Las almohadillas blandas no están aisladas y pueden resultar gravemente dañadas por pavimentos calientes, aceras congeladas y superficies irregulares.

4.- Las patas de gato son flexibles


Las patas de gato son increíblemente flexibles. La capacidad de doblarse y girar ayuda a los felinos a trepar y cazar. Una de las razones por las que los gatos son tan hábiles para trepar a los árboles es porque sus patas delanteras están diseñadas para girar hacia adentro para hundir las garras en las ramas. Esto les ayuda a mantener la estabilidad y a tirar de ellos hacia arriba y alrededor de las ramas. Aunque esto es útil para trepar a los árboles, no ayuda con el descenso. Los gatos retroceden por los árboles porque sus garras delanteras miran en la dirección incorrecta para una subida de cabeza hacia abajo. Además, las patas delanteras y las patas son más débiles que sus patas traseras más musculosas. Es por eso que los gatos a veces se quedan atrapados en los árboles.

5.- Las patas de gato actúan como amortiguadores


Otro trabajo en el que sobresalen las patas de gato es actuar como amortiguadores y amortiguadores de sonido. Las almohadillas de las patas amortiguan y suavizan los aterrizajes cuando los gatos saltan y cuando caminan sobre terreno accidentado. También ayudan a los gatos a moverse y cazar en silencio.

6.- Las patas de los gatos ayudan a acicalarse

Los gatos se acicalan con sus patas.

Las patas de gato y las patas delanteras son pequeñas herramientas perfectas para el aseo, que ayudan a los gatos a limpiar esas áreas difíciles de alcanzar detrás de las orejas, debajo de la barbilla, en el cuello y la cara. Lo logran primero lamiendo su pata varias veces y luego limpiándola en aquellas áreas que no pueden lamer directamente. Por lo general, después de algunos golpes de pata, se detienen para lamer y humedecer sus patas nuevamente y repetir el proceso. Por lo general, los gatitos comienzan a acicalarse con sus patas delanteras antes de las 4 semanas de edad.

7.- Los gatos sudan a través de las almohadillas de sus patas.

Las patas de los gatos ayudan a los gatos a sudar. Este sistema de enfriamiento ayuda a evitar que los gatos se sobrecalienten en los días calurosos. Los gatos asustados y estresados ​​también sudan desde la parte inferior de sus patas. La próxima vez que lleve a su gato al veterinario, observe las pequeñas huellas de sus pies en la mesa de examen. Lo más probable es que no la esté pasando bien.

8.- Las patas de los gatos se utilizan para comunicarse


Una de las muchas razones por las que los gatos rascan objetos es para marcar sus territorios y transmitir información sobre sí mismos. Además de la evidencia visual, las feromonas se depositan en las superficies raspadas de las glándulas aromáticas que se encuentran entre las almohadillas de las patas. Este aroma está repleto de información sobre el rascador. Incluso las almohadillas de las patas traseras tienen glándulas olfativas. Los gatos a veces se raspan áreas después de orinar o rociar.

9.-Los colores de las patas del gato varían

Almohadillas de gato son tanto rosas como negras

Las almohadillas para las patas vienen en colores que combinan con el resto de la combinación de colores del gato. Los gatos que tienen pelaje gris suelen tener almohadillas grises en las patas. Los que son naranjas tienen pequeños rosados ​​a juego. Los gatos de esmoquin a menudo vienen equipados con manchas negras en las almohadillas de sus patas. Los pigmentos que componen el pelaje son los mismos que colorea la piel.